En al actualidad, los clientes ya no buscan sólo productos que satisfagan sus necesidades, buscan marcas que cuenten con todo un proceso impecable de atención al cliente, el cual los acompañe en su proceso de compra.
A pesar de que la calidad del producto es uno de los aspectos fundamentales al tomar la decisión de compra, la competencia es cada vez mayor y los anaqueles están llenos de productos similares los cuales prometen ser los mejores. Es aquí donde entra la importancia de ofrecer un valor agregado.
Este valor agregado está intimamente relacionado con la atención al cliente, la cual se compone de tres puntos: atención previa, durante y posterior.

  1. La atención previa tiene que ver con toda la información que mandas a tus clientes potenciales antes de que visiten tu negocio. Aquí se incluyen estrategias de mercadotecnia las cuales dan a conocer los beneficios de tus productos o servicios, e invitan a los clientes a conocer tu marca. Se toman en cuenta también los servicios de atención personalizada, por medio de los cuales los clientes pueden pedir más información, agendar citas o incluso visitar una página web en la cual podrán encontrar la información detalla que están buscando.
  2. La atención durante se da cuando el cliente visita tu tienda física, es ahí donde los vendedores deben aprovechar cada segundo. Un buen recibimiento, un excelente trato y el conocimiento a detalle de la información, son piezas clave para cerrar la venta. Para esto existen plataformas como Shopper, mejor conocidas como softwares de punto de venta las cuales te ayudan a replantear la forma en cómo se aborda y se cierra una venta. Sus distintas funciones te permiten a ti y a tus vendedores acceder a contenido multimedia, datos interesantes, tips de venta y otras características, las cuales además de darle un nuevo valor a tus productos, mejorarán la atención que se da a tus clientes.
  3. La atención posterior tiene que ver con el seguimiento que se le da al cliente. Es de gran utilidad conocer la opinión que tiene de tu producto o servicio, así como ofrecer soluciones a problemas o dudas que se pudieran presentar.

Es importante recordar que un clientes feliz, es muy probable que se convierta en un embajador de marca, y son ellos quienes aportan valor, ya que refuerzan no solo la calidad de los productos o servicios, sino también el compromiso de tu marca con la atención al cliente.

¡No olvides visitar nuestro Facebook!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
You need to agree with the terms to proceed

Menú